ReCiclando (Parte I)

Me he volcado a la restauración por necesidad….(si! por necesidad)….. porque tengo un compañero de casa y de vida que tiene la manía de rescatar todos los muebles que están a punto de pasar a mejor vida en el camión que recoge los trastos los viernes por nuestro barrio…

Su compasión por dichos muebles hace que aparezcan en casa todo tipo de trastos (algunos en mejor estado que otros), y que tengamos que pensar durante semanas como los restauramos y con que utilidad pasan a formar parte de nuestra vida.

Aquí os dejo un ejemplo, de una mesita maltrecha que llegó a casa un viernes por la noche….

Mesita

Mesita

La mesita no tenía cajón, y la puerta no cerraba porque las bisagras estaban muy deterioradas, con lo cual, el primer paso fue retirar la puerta y comprar bisagras nuevas para cambiarlas.

Bisagras viejas

Bisagras viejas

Puerta

Puerta

 

 

 

 

 

 

 

 

 

El siguiente paso es lijar la superficie para conseguir el efecto envejecido que buscábamos.

Se aplicó en toda su superficie un decapado manual con lija de grano fino, que además de conseguir el efecto deseado, iguala el acabado y elimina las irregularidades de la superficie.

Decapado

Decapado

Decapado manual

Decapado manual

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Luego aplicamos un barniz protector incoloro, que protegerá la madera, pero no alterará el color ni el efecto del acabado de la mesa. Sellará todos los poros para evitar que se deteriore con el paso del tiempo y la exposición a agentes físicos.

Por último, volvemos a colocar la puerta con las bisagras nuevas.

Barniz

Barniz

Aplicación

Aplicación

 

 

 

 

 

 

 

 

 

En el siguiente post os explico como arreglamos el misterio del cajón!

 

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *